Zoofarmacognosis

La Zoofarmacognosis se basa en la capacidad de los animales para autoseleccionar las plantas que necesitan para mejorar su condición física y emocional. Se presentan al animal los aceites esenciales, aceites macerados, hierbas secas y minerales que se creen convenientes para el, y éste selecciona los que realmente necesita.

Los animales que viven en libertad se automedican para combatir enfermedades o heridas, utilizan plantas, algas, arcillas y otros remedios naturales. También las utilizan para complementar su dieta. Los animales que comparten la vida con nosotros no tienen acceso a estos recursos y es importante ofrecerles esta posibilidad para permitir que tengan un cierto control sobre su salud. Aunque los perros hayan estado domesticados, conservan muchos de sus instintos naturales, y éste es uno de ellos. Se podría discutir si los gatos han sido domesticados (¡o nos han domesticado a nosotros!) o simplemente se han adaptado a la vida con nosotros (así como los perros se han utilitzado a lo largo de la historia para diferentes roles – ramadería, caza, etc – los gatos no han sido redirigidos hacia ninguna función especial, ya que el control de ratas ya es un rol innato para ellos.

La palabra Zoofarmacognosis la encuñó el Dr. Eloy Rodriguez, bioquímico enla Universidadde Cornell. La palabra viene del griego ‘zoo’ (zoion – animal), ‘farmaco’ (pharmakon – medicamento) y ‘gnosis’ (conocimiento).

La Zoofarmacognosis se utiliza tanto para problemas físicos (como complemento al tratamiento veterinario) como para problemas de comportamiento. Es muy útil en casos de enfermedades crónicas.

El animal puede escoger inhalar los aceites (directamente o utilitzando el órgano vomeronasal), es lo más frecuente, ingerirlos o la aplicación tópica.

Un animal que está nervioso y no acepta los aceites d’e ntrada, suele relajarse al ofrecer-le diferentes plantas secas, que le hacen sentir como en la naturaleza.

En sta secuencia de fotos, el gato se interesa por el catnip (hierba de gato), se revuelca en él y después vuelve a su espacio para oler aceites esenciales

Este es un gato de una protectora de Cambridge que era agressivo cuando lo intentavan cepillar. Después de una sesión, aceptava diferentes tipos de cepillo durante un intervalo corto. Con la ayuda de los aceites que dejamos, a los pocos días se dejaba cepillar tranquilamente. Los aceites esenciales no suelen aplicarse tòpicament a los gatos, solamente algunos aceites en situaciones específicas.

En ningún caso se tiene que aplicar un aceite a la piel/pelo de un animal sin haber estado seleccionado préviamente por éste (el animal muestra si ese aceite puede ser aplicado o sólo lo quiere oler).

 

Si queréis más información sobre Zoofarmacognosis, podéis visitar estos enlaces:

Caroline Ingraham es la fundadora de la zoofarmacognosis aplicada (Applied Zoopharmacognosy):

Ingraham Academy of Zoopharmacognosy (Zoofarmacognosis aplicada)

Michael Huffman es el científico más reconocido en el campo de la Zoofarmacognosis. Dos de sus artículos:

Self-medicate behavior in the african great apes: An evolutionary perspective into the origins of human traditional medicine

The medicinal use of plants by chimpanzees in the wild

 

Volver a terapias para animales

Anuncios